Web Nombres de Bebes
   España 

Buscar letra:
A B C D E F
G H I J K L
M N O P Q R
S T U V X W
Y Z        
Buscar letra:
A B C D E F
G H I J K L
M N O P Q R
S T U V X W
Y Z        




Nombres de nenas con N
Naike: Flor de otoño

Naná: La que es niña

Nahir: Como el arroyo manso

Narcisa: Que se adormece

Natacha: Natividad

Natasha: Diminutivo eslavo de Natalia

Natalie: Comadrona

Natividad: Nacimiento

Nayeli: Te quiero

Nazarena: Oriunda de Nazaret

Nazaret: El brote que floreció

Nekane: Dolores

Nélida: Variante de Eleonora

Nerea: nadar

Niceto: El de la victoria

Nicol: La que lleva el pueblo a la victoria

Nicole: Variante de Nicol

Nieves: Blanca

Ninfa: Joven esposa

Noel: Vaiante de Natalia

Noelia: Natividad

Nora: Noria. Niña

Norah: Honorable

Norma: Del norte

Nuria: Virgen del santuario de este nombre.

Noemí: Nombre propio hebreo Naomi. Quiere decir “Yahvé es el compendio de todas las gracias, virtudes y dulzura”. La más famosa es Naomi Campbell, top model de origen inglés.

Nadia: Este nombre tiene raíces árabes. Su significado es a la que Dios llamó. Entre los personajes conocidos está la gimnasta rumana Nadia Comanecci.

Nancy: Nombre inglés proveniente del hebreo. Es el diminutivo de Ana y sus variantes son Agnes, Agna y Annice. Significa “mujer de gracia”. Entre las conocidas llamadas así se encuentra la esposa del ex presidente de Estados Unidos, Nancy Reagan.

Nina: Los orígenes de este nombre son muy discutidos. Para algunos es hipocorístico de los nombres italianos Giovannina (Juanita) y Annina (Anita), mientras que para otros podría derivarse de los nombres rusos Catalina y ana. Es posible que sea una variante de Nena, apelativo infantil que algunas mujeres llevan hasta la edad adulta.

Natalia: Se deriva del latín dies natalis, es decir “día del nacimiento” cuando se conmemora la fecha religiosa de la natividad del Niño Jesús. Este nombre se ha hecho muy común en los últimos años en varios países latinoamericanos, donde ha cobrado popularidad incluso en su forma rusa Natacha.

Nidia: Tiene sus raíces en el nombre masculino Nidius que a su vez se deriva de Nitidus cuyo significado es "brillante, nítido". Así se llamó la muchacha ciega que salvó a Glauco en la novela Los últimos días de Pompeya del escritor Bulwer-Lytton.